Prueba a utilizar la aplicación de Gmail o la de Outlook para configurar tu correo.