Las aplicaciones, sin conexión fuera de casa