Hora de renovar mi Ereader. ¿Me echáis una mano?



  • Buenas.

    Creo que va siendo hora de renovar mi querido Cervantes Touch Light.

    Sobre todo porque después de varias caídas, al salirse de la funda (la funda oficial), se ha ido rompiendo el frontal. Por lo demás funciona perfectamente. Como el primer día. 

    El nuevo va a ser también BQ. No tengo ninguna duda a ese respecto.

    Pero me hago las mismas preguntas que me surgen siempre que me toca renovar tecnología:

    ¿Cuánto tiempo lleva el nuevo modelo (Cervantes 4) en el mercado?

    Dicho de otro modo ¿Sabéis si va a salir pronto un nuevo modelo?

    Podría esperar.

    ¿Alguna otra cosa a tener en cuenta a la hora de comprar un nuevo Ereader que espero me dure al menos tanto como el anterior?

    Si podéis ayudarme en esto os lo agradeceré.

    Saludos.


  • MVP

    El Cervantes 4 si no estoy confundido salió a finales de 2017. De todas formas no creo que esté prevista ninguna renovación en un futuro cercano, porque el mundo de los lectores electrónicos es mucho más "lento" en cuanto a renovación (al final para leer libros la cosa no ha cambiado mucho en los últimos años 😉 )



  • @jorge-cb, pues yo te voy a sugerir otra cosa (por ideas que no quede ¿no?). Con las pantallas actuales, grandes, de muy alta resolución, que no cansan nada a la vista, que llevan los móviles ¿te has planteado leer en tu móvil?

    Te digo las ventajas que tiene para mí y el único inconveniente que si bien a mí personalmente no me afecta entiendo que pueda ser un problema para otros.

    Ventajas: 

    • el móvil solemos llevarlo siempre encima, con lo que te ahorras llevar otro cacharro.
    • una buena app de lectura se va a actualizar más y soportará más formatos en el futuro que un lector, de hecho dejé de usar el mío por eso (compro libros en varias tiendas distintas, con distintos formatos, y empezó a ser un problema).
    • el paso de página, anotaciones, búsquedas en Internet, etc. son mucho más ágiles en una pantalla táctil normal que en una e-ink.
    • suele haber disponibles más diccionarios en apps de móviles que los que vienen de serie en un lector.
    • para todo lo que dependa de Internet al leer un libro (consultar Wikipedia, diccionarios, Google, etc.) en un móvil tienes normalmente acceso por datos y por WiFi. En un lector estás limitado a la WiFi y, de soportar 3G, te obliga a tener una segunda tarjeta. Al final yo tenía que tirar mucho del tethering para leer un libro.
    • el móvil es menos aparatoso y se maneja mejor con una mano.
    • otras que seguro que me dejo en el tintero 😉

    Inconveniente: la pantalla del móvil es más pequeña y a algunas personas les cansa más la vista (a mí no, ya lo he dicho). Y este inconveniente tiene sus matices. La pantalla de mi Aquaris V en horizontal presentaba más texto que la de mi último lector de e-ink. Como leo haciendo scroll y no pasando páginas (me parece más natural), ni notaba que la pantalla era menos "alta". Pero entiendo que a algunas personas esto les parezca factor único y suficiente para no leer en un móvil.

    Yo me cambié de forma casi accidental, por un puñado de libros que compré que mi lector no presentaba bien al convertirlos pero que la app que uso sí, y hasta hoy. Vendí mi lector de e-ink y no me arrepiento. Y la gente a quienes les he recomendado este cambio a la hora de renovar (no sé, ¿unas 25 personas?) han quedado muy contentos excepto en un caso, no me parece mala proporción.

    Y lo siento por BQ que habrá perdido alguna venta de un Cervantes por mi culpa 😜 pero a cambio han vendido algún móvil en su lugar, así que...



  • @nachofr dijo:

    El Cervantes 4 si no estoy confundido salió a finales de 2017. De todas formas no creo que esté prevista ninguna renovación en un futuro cercano, porque el mundo de los lectores electrónicos es mucho más "lento" en cuanto a renovación (al final para leer libros la cosa no ha cambiado mucho en los últimos años 😉 )

    Muchas gracias Nacho. Me ayuda mucho tu respuesta.

    Sí... Creo que seguiremos leyendo más o menos igual durante algún tiempo, todavía.

    🙂



  • @dervishd dijo:

    @jorge-cb, pues yo te voy a sugerir otra cosa (por ideas que no quede ¿no?). Con las pantallas actuales, grandes, de muy alta resolución, que no cansan nada a la vista, que llevan los móviles ¿te has planteado leer en tu móvil?
    Te digo las ventajas que tiene para mí y el único inconveniente que si bien a mí personalmente no me afecta entiendo que pueda ser un problema para otros.
    Ventajas: 
    • el móvil solemos llevarlo siempre encima, con lo que te ahorras llevar otro cacharro.
    • una buena app de lectura se va a actualizar más y soportará más formatos en el futuro que un lector, de hecho dejé de usar el mío por eso (compro libros en varias tiendas distintas, con distintos formatos, y empezó a ser un problema).
    • el paso de página, anotaciones, búsquedas en Internet, etc. son mucho más ágiles en una pantalla táctil normal que en una e-ink.
    • suele haber disponibles más diccionarios en apps de móviles que los que vienen de serie en un lector.
    • para todo lo que dependa de Internet al leer un libro (consultar Wikipedia, diccionarios, Google, etc.) en un móvil tienes normalmente acceso por datos y por WiFi. En un lector estás limitado a la WiFi y, de soportar 3G, te obliga a tener una segunda tarjeta. Al final yo tenía que tirar mucho del tethering para leer un libro.
    • el móvil es menos aparatoso y se maneja mejor con una mano.
    • otras que seguro que me dejo en el tintero 😉
    Inconveniente: la pantalla del móvil es más pequeña y a algunas personas les cansa más la vista (a mí no, ya lo he dicho). Y este inconveniente tiene sus matices. La pantalla de mi Aquaris V en horizontal presentaba más texto que la de mi último lector de e-ink. Como leo haciendo scroll y no pasando páginas (me parece más natural), ni notaba que la pantalla era menos "alta". Pero entiendo que a algunas personas esto les parezca factor único y suficiente para no leer en un móvil.
    Yo me cambié de forma casi accidental, por un puñado de libros que compré que mi lector no presentaba bien al convertirlos pero que la app que uso sí, y hasta hoy. Vendí mi lector de e-ink y no me arrepiento. Y la gente a quienes les he recomendado este cambio a la hora de renovar (no sé, ¿unas 25 personas?) han quedado muy contentos excepto en un caso, no me parece mala proporción.
    Y lo siento por BQ que habrá perdido alguna venta de un Cervantes por mi culpa 😜 pero a cambio han vendido algún móvil en su lugar, así que...

     Pues es muy interesante todo eso que cuentas, desde luego, pero creo que por ahora me sigue interesando más la opción del ereader.

    Verás:

    Por un lado, no me gustan los móviles grandes. Busco siempre el compromiso de máxima eficiencia en el mínimo tamaño.

    Por otro lado, la enorme duración de la batería me resulta muy útil.

    Por otro, supongo que puedo sincronizar el ereader con el móvil para poder leer desde este último en un momento en que sea una opción.

    Y leo mucho por la noche, con la luz apagada; cuando miro el móvil en esas condiciones, incluso con su luz muy baja, sí que noto más molestias en los ojos.

    La pantalla del ereader se ve perfectamente por mucha luz que haya en el ambiente (en la playa, por ejemplo).

    No se me ocurren más razones, por ahora, pero creo que llegará el día en que tal vez sí que me parezca conveniente pasarme a la lectura desde el móvil.

    Muchas gracias por tu interesante opinión y por tomarte el tiempo de escribirla.



  • @jorge-cb dijo:

    Pues es muy interesante todo eso que cuentas, desde luego, pero creo que por ahora me sigue interesando más la opción del ereader.
    Verás:
    Por un lado, no me gustan los móviles grandes. Busco siempre el compromiso de máxima eficiencia en el mínimo tamaño.
    Por otro lado, la enorme duración de la batería me resulta muy útil.
    Por otro, supongo que puedo sincronizar el ereader con el móvil para poder leer desde este último en un momento en que sea una opción.
    Y leo mucho por la noche, con la luz apagada; cuando miro el móvil en esas condiciones, incluso con su luz muy baja, sí que noto más molestias en los ojos.
    La pantalla del ereader se ve perfectamente por mucha luz que haya en el ambiente (en la playa, por ejemplo).
    No se me ocurren más razones, por ahora, pero creo que llegará el día en que tal vez sí que me parezca conveniente pasarme a la lectura desde el móvil.
    Muchas gracias por tu interesante opinión y por tomarte el tiempo de escribirla.

    De nada, compi 😄 Ya te digo que esta opción no es para todo el mundo, y bueno, ¡para eso están los ereader! 😃 Ya no hay muchos en el mercado que a mí personalmente me parezcan interesantes, pero algo encontrarás, sin duda 😉