OctoPrint Las impresoras 3D están en boca de todos, solo tenemos que ver el auge que tienen la impresora bq Witbox o el nuevo Kit Prusa i3 Hephestos. Con ellas puedes realizar piezas de todo tipo con un alto grado de calidad. Pero no hay que olvidarlo: el proceso de impresión es lento. Algunas piezas pueden durar muchas horas, y no podemos estar todo ese tiempo delante de la impresora. A todo esto hay que sumar que el tamaño de una impresora puede ser algo grande para tenerla en el mismo lugar en el que diseñamos las piezas.

Sería perfecto que pudiésemos controlar la impresora de forma remota, que en cualquier momento pudiésemos ver cómo se encuentra la impresión, o realizar nuestros diseños en casa y mandar el archivo Gcode a nuestra impresora que está en la oficina. Así, cuando lleguemos al día siguiente, ya estará impresa la pieza.

Para todas esas funciones tenemos Octoprint, una aplicación que nos genera un servidor en nuestro ordenador para poder controlar la impresora de forma remota. Para ello es necesario que la impresora esté conectada por USB al ordenador, ya que éste es el que se encargará de mandar todas las acciones a la impresora. En este artículo te contaré cómo funciona el programa y cómo instalarlo, y en un próximo artículo trataré algún aspecto de configuración más avanzado para que puedas dotar a tu Octoprint de nuevas funcionalidades.

Raspberry Pi, la opción más práctica

Se puede instalar Octoprint en diferentes sistemas operativos, como pueden ser Linux, Windows, Mac, Raspbian. Pero tener un ordenador conectado las 24 horas puede generar un alto consumo eléctrico, por ello es muy recomendable usar una placa Raspberry Pi que tenga incorporado el sistema Raspbian.

Raspberry Pi

Raspberry Pi

Hay millones de bytes en la red que hablan sobre el micro-ordenador Raspberry Pi, pero no está de más poder ponernos en situación de lo que es esta maravilla. La placa Raspberry Pi es un pequeño micro-ordenador con unas excelentes características para su tamaño. Su consumo es de alrededor de 5W, incorpora salida HDMI y se alimenta a través de microUSB, por lo que podemos usar un cargador de móvil para poder usarla. Existen varias versiones de placa:

  • El modelo A, que incorpora 256 MB de RAM y no lleva conexión LAN.
  • El modelo B, que incluye 512 MB de RAM y podemos conectar por cable de red a Internet.

No todo es perfecto. El incoveniente de esta tarjeta es que no incorpora Wi-Fi. Si deseamos conectarla inalámbricamente a la red es necesario obtener un dongle Wi-Fi USB. En este caso hemos usado el modelo B para poder realizar las pruebas con Octoprint. Hay una gran variedad de sistemas que se pueden instalar en Raspberry Pi, pero casi todos están basados en Linux. El sistema se carga en una tarjeta SD, por lo que es necesaria para poder arrancar el sistema.

Instalando Octoprint

Los creadores de Octoprint nos lo han puesto muy fácil a la hora de instalar el sistema en nuestra placa. Solamente es necesario volcar la imagen que han creado en la tarjeta (para lo que tendrá que tener una capacidad mínima de 2 GB).

Nos descargamos la imagen desde el siguiente link: http://docstech.net/OctoPiMirror/2014-06-20-wheezy-octopi-0.9.0.zip, y lo descomprimimos. Tendremos un archivo IMG, es la imagen. Dependiendo de qué sistema operativo tengamos en nuestro ordenador, podemos cargar esta imagen en la tarjeta de diferentes formas:

  • Windows
    Descarga el software Win32DiskImager. Ejecútalo como administrador. El programa es muy sencillo, sólo tienes que seleccionar la imagen que quieres copiar, en este caso el archivo IMG, y en el lado derecho marcar la dirección donde se encuentra la tarjeta (puede ser la letra H, F, depende de cuántos discos duros tengas en tu ordenador). Marcamos “Write” y se copiará todo en la tarjeta.
  • Linux y MAC
    Con estos sistemas operativos se puede hacer a través de la terminal. Acude a ella y ejecuta el siguiente comando:

    sudo dd if=/”dirección donde está el archivo .img” of=/”dirección donde quieres copiar el sistema”

    “dd” es el encargado de copiar bit a bit una imagen en una capeta o memoria, mientras que la primera opción indica dónde se encuentra el archivo, y la segunda es la dirección de la tarjeta. En mi caso:
    sudo dd if=/user/sgruben/Download/2014-06-20-wheezy-octopi-0.9.0.img of=/dev/disk2.
    Ten cuidado con la ruta en “of” y asegúrate de seleccionar la dirección de la tarjeta.

Ahora ya tienes el sistema cargado en la tarjeta. Introdúcela en la placa Raspberry Pi. Puedes conectar la salida de vídeo de HDMI para observar en pantalla todo el código. Conecta el cable de red, y por último el cable microUSB. Cargarán todos los comandos correspondientes, y al final verás la IP de tu tarjeta Raspberry Pi. Por norma general suele empezar por “192.168″. Si cogemos esa dirección y nos vamos a nuestro móvil (que deberá estar conectado a la misma red) y ponemos en el navegador esa dirección IP, veremos que ya se ha cargado la página de OctoPrint.

Controlando la impresora a distancia

Ahora ya empieza lo bueno: poder conectar la impresora por USB a nuestro ordenador para poder controlarla remotamente.

Octoprint

Octoprint

En la página vemos tres secciones diferenciadas:

  • “State”: nos indica el estado de la impresora, si está conectada o no.
  • “File”: son los archivos Gcode que tenemos y que podemos cargar directamente o subir a la tarjeta SD que se encuentra en la impresora.
  • Y por último las pestañas de la derecha:
    • “Temperature”, que nos dice el estado del hotend.
    • “Control”, para poder mover el extrusor al punto que deseamos.
    • “Gcode Viewer”, que nos muestra la figura que compone el Gcode.
    • “Terminal”, para poder leer mensajes dados por la impresora.
    • Y “timelapse”, para realizar la grabación en vídeo por si tenemos una cámara web conectada.

Para conectarnos correctamente a la impresora seleccionamos el puerto correcto y en ”baudrate” marcamos 115200, que es la velocidad a la que se transfieren los datos. Pulsamos en “Connect” y ya vemos que podemos hacer girar los motores desde la pestaña “Control”.

Para lanzar un archivo pulsamos en “Upload” y seleccionamos el Gcode que queremos imprimir. Se nos subirá a la lista de “Files”, y podremos mandarlo a imprimir desde el icono de la impresora. Nuestra impresora cargará el Gcode e imprimirá la pieza.

Octoprint es esa guinda que le falta a la gran mayoría de impresoras 3D para ser una tarta perfecta. De eso bq se ha dado cuenta, y por ello quiere participar en el desarrollo de este gran software. ¿Y qué mejor forma que contar con la persona que desarrolló Octoprint? Por eso, Gina Häußge (la creadora de este software) se ha incorporado al equipo de bq para seguir desarrollando esta maravilla. Podéis leer el comunicado de Gina en el siguiente link.

Gracias a la gente que comparte sus desarrollos en comunidades libres tenemos estas maravillas, por ello no tenemos que olvidarnos de dar las gracias a gente como Gina, comunidad RepRap, Obijuan, Josef Prusa, y todas y cada una de las personas que suben a la red cualquier diseño que realizan.

En el próximo artículo te mostraré cómo puedes conectar y configurar una cámara web para ser usada por Octoprint, y así monitorizar visualmente el funcionamiento de tu impresora en remoto. ¡Hasta pronto!
____________________
rubenRubén Sierra
 (@sgruben en Twitter) es Ingeniero Técnico Industrial con la especialidad de Electrónica Industrial. Maker, apasionado de la programación, robótica y de la impresión 3D. Trabaja en el soporte técnico de 3D en bq.